20 abril 2017 - Por: Santiago Velez

El día que retuvieron a los hinchas de ‘Millos’ en la hacienda Nápoles


La historia fue revelada por una reconocida página de Facebook que simpatiza por Millonarios. Ahí cuentan que el mismo diario El Tiempo relató los hechos en su momento.

Corría el año 2001. Nacional y Millonarios se veían una vez más las caras en la ciudad de Medellín. La capital antioqueña, y el país en general, atravesaban por una de sus épocas más difíciles. El paramilitarismo recién comenzaba su apogeo y sembraba terror en la región.

Unos 800 hinchas del equipo “Embajador” empacaron en sus maletas todo el aguante para alentar a “Millos”. El duelo es considerado por muchos el “clásico de Colombia”. Más que tres puntos, se jugaba el honor en la tribuna.

“Aquí no nos gustan los vándalos ni los escandalosos. Los vamos a requisar a todos y el que tenga armas, papas explosivas o marihuana, pues se queda…”. Esa fue la orden que dio uno de los jefes de las autodefensas que operaban en el Magdalena medio.

Según cuentan testigos, los hechos ocurrieron en zona boscosa que rodea a Doradal a unos 180 kilómetros de Medellín. Horas antes, los oriundos de la región denunciaron que hinchas del cuadro “Azul” habían sido protagonistas de robos y desmanes.

Cerca de las 7:00 de la mañana, la caravana se encontró con un bus que era ocupado por seguidores de Nacional. Lo esperado ocurrió. Palos y piedras fueron las armas utilizadas para imponerse en carretera.

Luego de lo sucedido, en medio de la pelea, un grupo armado arribó al lugar. Vestidos con un uniforme poco particular y armas en sus hombros, se identificaron como las autodefensas unidas de Colombia. Además, llegaron realizando tiros al aire para apaciguar a los revoltosos.



Anuncio



“Tienen que pagar mil pesos de multa cada uno.  Los de Millonarios deben pagar, además, lo que se robaron de la tienda y los vidrios rotos del bus”, fue la determinación impuesta por el grupo paramilitar.

Incluso, varios miembros de los ‘Comandos Azules’ fueron retenidos en la hacienda Nápoles, mientras se hacía el pago pertinente por lo acontecido. Los buses fueron devueltos a la capital. Sin embargo, uno de ellos logró llegar hasta la ciudad de Medellín y poner el aguante por los demás.

Pese a que se intentó contactar varios protagonistas de los hechos, fue algo imposible. Sin embargo, la madre de uno de los jóvenes reveló que por fortuna habían llegado con bien. “Llegamos bien. No nos pasó nada. Tranquila que no me demoro… , le dijo.”

Publicación original

Te puede interesar…

Las barras más peligrosas de América, según Bolavip






Deje un comentario a continuación



Click aquí para ver más noticias