17 julio 2017 - Por: Santiago Velez

El Campín se vistió de azul para el clásico capitalino


El clásico 308 entre Millonarios y Santa Fe se jugó solamente con público albiazul. Fue por decisión de la Alcaldía de Bogotá. Los hinchas embajadores se encargaron de teñir las graderías del estadio con su habitual colorido.

Los aficionados del León, pese a la restricción, fueron hasta el hotel del equipo y alentaron a los jugadores antes de partir para el estadio El Campín. Una marea de seguidores se hizo sentir en el sitio de concentración en una clara muestra de apoyo.

Fue un partido parejo. En el terreno de juego, ambos equipos dejaron todo. En la tribuna, los hinchas albiazules se rompieron la voz. La consigna desde la tribuna era muy clara: seguir alargando la paternidad de Millos sobre su acérrimo rival.

Fue una fiesta de uno solo, lastimosamente. Es importante que las barras tomen conciencia para volver a esos clásicos de antaño, en los que ambas hinchadas ponían el colorido desde las tribunas. Se debe volver a la fiesta del fútbol, pero en paz.

Así pintaron los hinchas de azul el estadio

La fiesta fue Cardenal

Al final, Santa Fe, con gol de Juan David Valencia, logró sumar su segunda victoria en lo que va de la Liga Águila 2017 – II. El conjunto Cardenal alcanzó su triunfo número 76 sobre su rival de patio. Por su parte, Millonarios sigue en lo alto de la tabla con 115 clásicos ganados.

Por fortuna, el compromiso terminó con total calma y no se registraron actos violentos a las afueras del estadio y los barrios de Bogotá. La tolerancia prevaleció pese al resultado y los seguidores del Albiazul dejaron para la retina las postales de un partido lleno de emociones.

Te puede interesar…










Deje un comentario a continuación



Click aquí para ver más noticias

visitor stats